martes, 29 de mayo de 2007

LA ESPERA


Como si nunca hubiera existido...
Cayó la inerte hojita del roble antiguo, para darle paso a las más bellas flores, que apenas eran un puntito amarillo. Una leve brisa, un rumor la atrapó en la caída. Ondulante, danzarina, juguetona cayó en la serenidad de un estanque cercano. El agua reaccionó de inmediato con una sonrisa ondulada de placer; el roce de una mano fría en la espalda voluptuosa, movimiento continuo. Vos estabas ahí en ese momento, esperando con paciencia el vuelo. Comprendiste que nada pasa inadvertido, que no sólo la vida es movimiento, lo es todo, cada instante.

8 comentarios:

Noe dijo...

Jo, qué cosas tan bonitas escribes... tan bonitas y tan ciertas... que lo que vemos feo y viejo pasa para dar lugar al nacimiento de algo bello... y esto puede aplicarse en todos los aspectos de la vida...
Me alegro de haber conocido a alguien como tú. Gracias por todo.

sagos dijo...

Poesía, Belleza, y así, no deja de parecerme una historia bien trazada con un final que cambia la imagen y mantiene el tono.

"la inerte hojita del roble antiguo" no me suena bien. Asunto estilístico, creo, pero no puedo dejar de decirlo.

Angélica dijo...

Gracias...
Gracias por llegar, por dejar que te encontrara, por comenzar a ocupar espacios inhabitados en mi desde hace algún tiempo...
Gracias por dejarme hostigada de sensaciones, de tanto sentir... Aaahhh, es que eso me gusta tanto, tanto!

InF3rN0 dijo...

Estoy de acuerdo con sagos, muy bien trazada la historia.
Además de esto, me gusta cómo me hace transportar hasta tal paisaje, me sentí tranquilo leyendo; terminé de leer y ya no quería estar en esta silla frente al computador, sino en un bosquecillo con la fresca :D

omaira dijo...

metamorfosis, volver y empezar, eso necesito, gracias!!!!

William Montoya dijo...

Joven Andrew...

Una de las cosas que siempre me ha parecido más difícil, es escribir con la sencillez con la que vos lo hiciste aquí.

Es grato por fin leerte...

En vos, yo también tengo un amigo con mucho talento...

Nota: Ah, por cierto, gracias por los cuentos que me enviaste...

Herlency - el día a día del femenino dijo...

Es increible como describres un lindo renacer, cómo la caida de una hoja hace dislumbrar tan bello acontecimiento, y como las suaves hondas de un estanque generan un evento que no puede dejarse a un lado... causalidad.. no casualidad...

un abrazo...

Angélica dijo...

La espera se hace cada vez menos, el momento está tan cerca, tan cerca...
TE AMO.